Home Noticias Efemérides

 

Siendo presidente constitucional de la Argentina por segunda vez, el 29 de enero de 1953, el general Juan D. Perón solicita al Congreso de la Nación permiso para realizar un viaje a la hermana República de Chile.

El 18 de febrero parte de Retiro en el tren presidencial, donde se ha reunido una multitud para despedirlo. En todas las localidades por donde pasa el tren, hay gente reunida para saludarlo.

El 20 de febrero, la comitiva llega a Caracoles. En las estaciones chilenas, grupos numerosos de gente se acercan a saludarlo. En Los Andes, lo reciben Arturo Olavarría Bravo, canciller chileno, y María de la Cruz, gran amiga de Perón.

El diario El Mercurio, de orientación conservadora, reconoce que “desde el fondo de muchos corazones sencillos brota el orgullo de la chilenidad expuesta ante el más alto representante del pueblo argentino”.

En el encuentro con el presidente chileno, general Carlos Ibáñez del Campo, el general Perón se funde en un abrazo de fuerte amistad. Más de medio millón de personas se han reunido para recibir al presidente argentino, a lo largo de la Alameda y hasta la plaza Bulnes, donde los espera la banda de la Fuerza Aérea chilena, ejecutando la Marcha Peronista.

Ambos mandatarios suscriben el convenio económico, por el que se establece un intercambio comercial entre los recursos minerales y energéticos de Chile y los productos agropecuarios argentinos, consagrando la unión económica de ambos países e invitando a los demás pueblos hermanos a sumarse a la unión regional. Este convenio es el primer paso para la creación del ABC (Argentina, Brasil y Chile), precursora del actual Mercosur.

La agenda de Perón en la hermana República de Chile dura una semana y es intensa. Cumple diariamente con visitas y recepciones, visita las ciudades de Santiago, Valparaíso, Concepción y Puerto Montt, donde toma contacto con los trabajadores, a quienes les dice: “Luchemos para que el año 2000 nos encuentre unidos y libres, como estábamos en 1817, con San Martín y O’Higgins”. Delegaciones de trabajadores, deportistas, intelectuales, políticos, diplomáticos y periodistas visitan la residencia del embajador argentino.

El 25 de febrero brinda una conferencia en la Universidad de Chile, ante estudiantes de esa casa de estudios, donde expone la historia de nuestro país, la tercera posición y la necesidad de la integración regional.

Perón regresa al país el 26 de febrero y lo acompaña hasta Las Cuevas (en la provincia de Mendoza) Ibáñez del Campo. Allí inauguran la Villa Eva Perón, construida por obreros chilenos y argentinos.

El 2 de marzo, ya en Retiro, Perón pronuncia un discurso, donde dice: «La Argentina y Chile, sin perder su soberanía, marcharán en adelante juntas hacia un destino común».

A 63 años de aquel encuentro, celebramos la iniciativa de ambos Presidentes, que dieron el primer paso para fortalecer la región en función de su crecimiento y en defensa de enemigos externos.

¡Eterno reconocimiento a los presidentes de Chile y Argentina, generales Perón e Ibáñez del Campo!