Home Noticias Efemérides

“Los hombres no viven de ideales sino de hechos”
José de San Martín

El 25 de febrero de 1778 nació en Corrientes José Francisco de San Martín. Cinco años después, la familia se traslada a España y a los once años, se incorpora como cadete al Regimiento de Infantería de Murcia. Así comienza su carrera militar que lo lleva a participar en las luchas contra la invasión de Napoleón llegando a ser Teniente Coronel.

Al enterarse de la Revolución de 1810, en el Río de la Plata, pide el retiro como militar español y se une a otros hombres nacidos en América que, como él, habían revistado como militares en el ejército en España, y se embarca para Buenos Aires adonde llega en 1812. Fundan la Logia Lautaro con el compromiso de lograr la libertad de América.Este avezado militar decide poner su espada al servicio de la liberación de la tierra que lo había visto nacer. A pocos meses de su llegada, a los 34 años, se casa con Remedios de Escalada, una joven de 15 años. Es nombrado Teniente Coronel  y crea el Regimiento de Granaderos a Caballo con quienes obtiene la victoria en la batalla de San Lorenzo al año siguiente.

A fin del año 1813, después de la derrota del Ejército del Norte en Vilcapugio y Ayohuma, el gobierno de Buenos Aires lo envía a reemplazar a Manuel Belgrano, como Jefe de ese ejército. Mientras tanto, en España, Napoleón es derrotado y el objetivo principal de los españoles es recuperar las colonias del Río de la Plata.

Al año siguiente, José de San Martín recibe de manos de Manuel Belgrano el mando del Ejército del Norte. Nombra a Martín Miguel de Güemes Teniente Coronel y le encarga la defensa de la frontera. Es nombrado Gobernador de Cuyo. San Martín, que seguía insistiendo en que debía declararse la independencia definitivamente, se opone al proyecto de Alvear de liberarse de España entregándose a los ingleses y rompe con él.

El plan de San Martín es lograr la Declaración de la Independencia de nuestro territorio, cruzar por tierra a Chile para liberar las tierras hermanas del dominio de España y embarcarse a Perú, para hacer lo mismo en Lima. Es un plan de liberación del continente.Siendo Jefe del Ejército de los Andes, en Mendoza, nace su única hija, Mercedes, y San Martín se lanza, en enero de 1917, a cruzar los Andes rumbo a Chile, el 12 de febrero proclama en Santiago la independencia de Chile que asegura con un gran triunfo en Maipú en el mes de abril.

Desde Buenos Aires, le ordenan abandonar su campaña libertadora pera dirigirse al litoral a  luchar contra los caudillos López y Ramírez. No está dispuesto a abandonar sus ideas libertarias por lo que no hace caso a la orden recibida y continúa rumbo a Perú, siguiendo con su plan inicial. Esa desobediencia le cuesta la ruptura con Buenos Aires. El 12 de julio de 1920, en Lima, San Martín proclama la independencia de Perú.

En 1822, San Martín se entrevista con el libertador Simón Bolívar, creador de la Gran Colombia, con la idea de asegurar la independencia del Perú que era endeble. La situación de San Martín se torna dramática ante la gravedad de su esposa. Pasa por Chile y en Mendoza se entera de que Rivadavia le prohíbe la llegada a Buenos Aires. En agosto muere Remedios de Escalada y, arriesgando la vida, San Martín llega a Buenos Aires en diciembre, recoge a su hija Mercedes y se embarca hacia Europa dejando atrás las luchas fratricidas de su patria. Antes de su partida, encarga la construcción de una tumba en la que coloca una placa que dice “Aquí descansa Remedios de Escalada, esposa y amiga del General San Martín”. Hacía seis años que no se veían.

En 1829, al tomar conocimiento del fracaso de Rivadavia y del nombramiento de Manuel Dorrego a cargo del gobierno, decide volver. Cuando llega, le dicen que Dorrego ha sido fusilado y retorna a Europa definitivamente. Se instala en Francia y, al enterarse de que Juan Manuel de Rosas es el nuevo gobernador de Buenos Aires, y al saber del bloqueo del puerto, ofrece sus servicios por carta a Rosas.

La vida de San Martín, una vida sencilla y con privaciones, ya ciego, termina el 17 de agosto de 1850 en su casa de Bulogne-Sur-Mer y en su testamento, le deja como legado su sable libertario al brigadier general, Don Juan Manuel de Rosas.

Treinta años después, sus restos son trasladados a Buenos Aires.

Esta pequeña biografía de Don José de San Martín, nos muestra a un hombre que luchó por una causa: la libertad de los países de América y su independencia de toda Nación extranjera. Con una carrera militar asentada y ascendente en España, con un futuro asegurado, San Martín vino a Buenos Aires para ponerse al servicio de los revolucionarios independentistas, sacrificó todo lo que tenía a cambio de injurias, amenazas, destierro y pobreza. Sólo recibió el reconocimiento de Juan Manuel de Rosas, la ayuda económica de su amigo Aguado, la incondicionalidad de Tomás Guido y de Bernardo de O’Higgins, y la compañía de su adorada hija Merceditas, de sus nietas y de su yerno, Balcarce.

En 1950, a cien años de su fallecimiento, el Presidente de la Nación, general Juan Domingo Perón, dedicó el año entero a homenajearlo. A nuestro entender el haber declarado en 1950 “El año del Libertador General San Martín” le puso definitivamente la designación de PADRE DE LA PATRIA.

A tantos años de su muerte, este recuerdo pretende hacer honor a su vida y reparar en algo tanta injusticia.

¡Gloria y honor a nuestro libertador, Don José de San Martín!

LORENZO A. PEPE
Diputado de la Nación (m.c)
Secretario General
Ad-Honorem

MATERIAL DE CONSULTA