Home Noticias Comunicados

El sábado 21 en horas de la noche falleció Florentino Cortez, un amigo entrañable, mendocino, se había radicado en la Ciudad de Buenos Aires, muy cercano a la unión Ferroviaria. Fue en 1955, después del maldito Golpe cívico-militar para derrocar a Juan Domingo que la vida de militancia nos hizo encontrar. Pasaron más de 60 años. Ayer domingo alcance a llegar “disparando” llevándome todo por delante cuando me dijeron que ya el cortejo estaba formado, para marchar a la Chacarita, había por seis personas de su familia, no había ferroviarios que lo rodearan. Lleno de dolor mi corazón, llegué a la capilla del Cementerio de Chacharita justo en el momento en que se sacaba el ataúd del coche fúnebre. Me pidieron que tomara una de las manoplas, cosa que hice, ayudé a depositarlo sobre la mesa de mármol en la que el sacerdote hizo el responso. Le pedí permiso a ese sacerdote para decir unas palabras de despedida.  Me otorgo el permiso recomendándome que lo hiciera rápido porque había una larga cola de espera para cumplir con el rito religioso correspondiente. Lo realice pero no pude hacerlo como es mi estilo, me ahogó el llanto, se me entrecortaron las palabras pero pude decir lo que sentíamos los que fuimos sus amigos, que lo seguiremos siendo desde el pensamiento y desde el corazón.

Partió uno de los mejores de nosotros y lo hemos lamentado profundamente y lamenté la ausencia del acompañamiento de los Directivos de la Unión Ferroviaria y de los compañeros. Es cierto, era domingo, pero la gente se muere en cualquier día y uno debe estar preparado si el que parte es un ser querido. Además, de estar presto para correr a despedirlo, a abrazar su ataúd como el último abrazo dado antes de la sepultura. Intenté hacer eso y lo hice, quedo tranquilo con mi conciencia, ahogado por el llanto, con los ojos cargados de lágrimas y mi corazón hecho pedazos.

Querido Florentino, amigo, compañero, compañero del alma y de viejas y nuevas luchas, descasa en paz.

LORENZO A. PEPE
Diputado de la Naciòn
Secretario General
Ad-Honorem

MATERIAL DE CONSULTA