Home Noticias Eventos

Invitados por el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas “Juan Manuel de Rosas” y, en particular, por su Vicepresidente Primero a cargo de la Presidencia, Dr. Alberto Gelly Cantilo, asistimos a la ceremonia de homenaje, realizada el pasado miércoles 14 de marzo, al pie de la bóveda donde descansan los restos del Brigadier General.

Fue una ceremonia institucional muy emotiva, en la que un catedrático Luis María Bandieri realizó una  semblanza sobre la figura y la acción de gobierno del Restaurador. Por nuestra parte, el Instituto participó con una ofrenda floral y la asistencia de todos sus miembros.

A nuestro entender, la figura histórica del Restaurador de las Leyes ha sido ocultada por sectores privilegiados económicamente. Cuando se refieren a Rosas, se habla del “dictador”. Realmente, fue un defensor territorial de los intereses de la joven República que recién nacía a la vida independiente. La Vuelta de Obligado es uno de los momentos más importantes de la historia argentina, por la defensa de nuestra soberanía. Y se la debemos al Restaurador de las Leyes. En esa oportunidad, milicianos y gauchos, al mando del comandante Lucio Mansilla, se opusieron a la violación del Río Paraná por parte de las dos marinas de guerra más poderosas del mundo en ese entonces, la británica y la francesa. Muchos patriotas perdieron sus vidas, entregadas en defensa de nuestra Patria. Por eso, el día que conmemoramos la Vuelta de Obligado ha pasado a la historia como el DÍA DE LA SOBERANÍA.

En la fotografía puede verse la corona de laureles (símbolo de la gloria) que colocamos al pie de la bóveda donde descansan los restos del Brig. Gral. Don Juan Manuel de Rosas, frente a un grupo de compañeros y compañeras ligados al revisionismo histórico, que asistieron a ese conmovedor encuentro.

Fue una muy justa y merecida reivindicación a la figura de un hombre que, siendo un poderoso hacendado en su patria de origen, tuvo que vivir durante 25 años en una granja de Southampton (Inglaterra). Sus restos fueron repatriados, gracias a la labor de una Comisión que el suscripto formó en 1989. Tuvimos el orgullo de ser parte de la ardua tarea de convencer a propios y extraños de que los restos de este gran Federal, defensor de los intereses nacionales y amado profundamente por el pueblo pobre de su época, descansaran definitivamente en la Patria que lo vio nacer.

Gloria y honor al Brig. Gral. Juan Manuel de Rosas.

Comisión Nacional
Permanente de Homenaje
al Teniente General
Juan D. Perón

MATERIAL DE CONSULTA