Home Noticias Efemérides

“…no voy a admitir que corran más a ningún argentino diciendo que Perón no viene porque no puede. Permitiré que digan: porque no quiere; pero en mi fuero íntimo diré: porque no le da el cuero para venir”.  Alejandro Agustín Lanusse, Presidente de facto

“…a pesar de mis años, un mandato interior de mi conciencia me impulsa a tomar la decisión de volver, con la mejor buena voluntad, sin rencores que en mí no han sido habituales y con la firme decisión de servir, si ello es posible”. Juan Domingo Perón, solicitada del 7/11/1972

A pesar de los cordones de soldados, miles y miles de peronistas se lanzaron a las calles bajo una fuerte llovizna y algunos lograron cruzar el río Matanza. Mientras tanto, en el avión, 154 hombres y mujeres, entre ellos, 22 presidentes provinciales del Partido Justicialista y del distrito capital, miembros retirados de las Fuerzas Armadas, de la CGT, de las 62 Organizaciones, del empresariado, ex funcionarios, ex legisladores, científicos, artistas, profesionales, sacerdotes y deportistas, acompañaban al líder de los trabajadores en su regreso a la Patria. El 17 de noviembre a las 11.20 horas, el DC-8 de Alitalia aterrizó en suelo argentino.

En lo personal tuve el honor  de componer la Comisión de Recepción, por ser Congresal Nacional del Partido Justicialista.  Varios compañeros pudimos ingresar en el hall de espera del aeropuerto internacional de Ezeiza, ya que el dictador Lanusse había descongelado la actividad política y toda autoridad partidaria podía tener un salvo conducto que nos permitió por recibir al General Perón que regresaba a su amada República luego de un largo exilio. El general Perón fue retenido en el Hotel de Ezeiza hasta la madrugada del día siguiente cuando decidieron liberarlo y pudo dirigirse a la casa de la calle Gaspar Campos, en Vicente López. El 17 de noviembre fue el día que puso fin a las luchas de la gloriosa  Resistencia, fue el día en el que el General habrá sentido que se le hacía una reparación histórica, después de tanta difamación y tanto escarnio y es el día del gran triunfo popular del Movimiento Justicialista. Por todo esto, el 17 de noviembre es el “DÍA DEL MILITANTE” en homenaje a los miles de compañeros que sufrieron persecución, cárcel y exilio, que arriesgaron sus vidas y en muchos casos las perdieron, por traer a Perón de vuelta a su Patria. Para todas las Compañeras y para todos los Compañeros:

 

 

¡FELIZ DÍA DEL MILITANTE!

LORENZO A. PEPE
Diputado de la Naciòn
Secretario General
Ad-Honorem