Home Sin categorí­a

Desde 1975, cada año, el día 8 de marzo celebramos el Día Internacional de
la Mujer, establecido por la Organización de Naciones Unidas en recuerdo
de un incendio intencional en el que murieron 129 obreras textiles que
reclamaban mejores condiciones de trabajo en Nueva York en el año 1857.

Desde Juana Azurduy y Macacha Güemes en los albores de la
conformación de la nacionalidad, pasando por las mujeres inmigrantes de
principios de 1900, trabajadoras que eran reprimidas en huelgas y marchas,
obreras textiles que cumplían jornadas de 16 horas en talleres miserables,
las socialistas, las anarquistas; las mujeres peronistas que, con Eva Perón a
la cabeza, llegaron a poder ejercer los derechos políticos, elegir y ser
elegidas, ocupando bancas en el Congreso de la Nación y sufriendo cárcel a
la caída del gobierno constitucional de Juan Domingo Perón hasta llegar a
las Madres de Plaza de Mayo, a las Abuelas de la Plaza, que desafiaban las
armas con sus pañuelos blancos en la cabeza buscando una respuesta frente
a la desaparición de sus hijos a las que se suman hoy las Madres del dolor;
las mujeres argentinas han sido luchadoras incansables, valientes
defensoras de la verdad y la justicia.

A las que arriesgaron sus vidas en las luchas de la independencia, a las
huelguistas que eran perseguidas y expulsadas del país, a las presas del 55
acusadas de traición a la patria, a nuestras mujeres de la Resistencia
Peronista, a las Madres y Abuelas que buscaron y buscan hijos y nietos y a
las que perdieron la vida en esa tarea; a las del dolor, a las que tratan de

recuperar sus hijas de la trata de personas, a las que sufren violencia, a las
que no tienen reconocimiento público ni privado después de una vida al
servicio de los demás, a las eternas subempleadas que acumulan dos y tres
trabajos en detrimento de su tiempo libre, a las que trabajan en negro y no
tienen protección laboral, a las que viven en situación de subordinación, a
todas las mujeres que son cabeza de hogar, que pelean por llevar el pan a su
mesa, a todas las mujeres que Evita defendía diciendo defiendo lo que la
mujer tiene el deber de defender: su sangre, su pan, su techo, sus
ensueños; a todas las mujeres que no han perdido sus sueños de una patria
justa, libre y soberana, para todas ellas nuestro homenaje en el día de hoy.