Home Noticias Comunicados

Acaba de partir José Munafo, casi como ratificando su profundo compromiso con los trabajadores y el trabajo en este 1° de Mayo.
Nos conocimos cuando él tenía 15 años y yo rondaba los 30. Desde entonces nos unió una entrañable amistad y compañerismo.
Lo quise como a un hermano y lo estoy llorando como si lo hubiese sido. Pésima noticia para un 1° de Mayo, pero el Supremo así lo dispuso.
Fue un hombre que dedicó su vida al servicio de los demás. De hecho hoy presidía la Obra Social Ferroviaria.
Amigo como pocos. Yo pude medirlo a José cuando a mí las cosas no me iban bien y él ratificaba su cariño y afecto, que se mantuvo durante toda su vida, en los momentos difíciles. Siempre estaba para darme una palabra de aliento.
Lo voy a extrañar inmensamente. El «como estas turco» ya no podré usarlo y juro que lo voy a extrañar enormemente.
Querido José ruego a Dios por la paz eterna y que tu alma, también como un ruego, sobrevuele a los hombres del peronismo que nunca jamás se nos hubiera ocurrido traicionar a las figuras de Eva Perón y Juan Perón.
Reitero el ruego en tu descanso eterno y te pido en voz baja que no nos dejes del todo José.
QEPD.

LORENZO A. PEPE
Diputado de la Naciòn
Secretario General
Ad-Honorem