Home Noticias Efemérides

Martín Miguel de Güemes fue un guacho federal, hasta la muerte, que defendió como ninguno el territorio norte del viejo Virreinato del Río de la Plata y lo defendió de tal manera que le fue imposible a los infantes del ejército monárquico español romper esa línea de valientes peones gauchos y trabajadores de la tierra traducidos en soldados de la Patria.

Hubo una traición realizado por unitarios que no tenían ningún interés de mantener la dimensión geográfica que Argentina en definitiva tuvo y que pudo haber sido mucho mayor. Al pasar podemos decir que Bolivia, Paraguay y Uruguay formaban parte del Virreinato del Río de Plata y consecuentemente deberían ser hoy parte de nuestro territorio.

Hace cinco años atrás, tuve la satisfacción, en un acto que fui invitado por lo jóvenes peronistas salteños y el Gobierno de Salta, de rendirle un sentido y merecido homenaje a Martín Miguel de Güemes al pie de su monumento. Además, se me ocurrió dedicarle unas palabras, porque siempre admiré, desde muy adolescente, a la figura de Martín Miguel de Güemes por ser un audaz y por ser un conocedor de las tácticas guerreras, no obstante ser un profesional de la guerra.

Profundamente amado por su pueblo y de la misma manera era profundamente odiado por algunos sectores terratenientes de las provincias de Tucumán y de Salta, que quienes junto a los españoles se confabularon una noche para producir su asesinato. Primero, el 7 de junio de 1821 el coronel salteño José María Valdés, quien estaba a las órdenes del ejército español, ocupó Salta con sus hombres. Güemes estaba refugiado en la casa de su hermana. Al escuchar los primeros disparos queriendo atentar contra su vida, decidió salir con su caballo a galope tendido y en ese instante recibe un balazo en su espalda. Gravemente herido pudo llegar a su campamento, reunió a su tropa, transfirió el mando y dio instrucciones para recuperar Salta. Falleció el 17 de junio en la Cañada de la Horqueta. El 22 de julio sus gauchos, comandados por el coronel José Antonio Fernández Cornejo derrotaron al coronel Valdés y, como un merecido homenaje a Güemes, expulsaron a los españoles, definitivamente, de los territorios salteños.

Hoy, 15 de junio, Argentina reconoce su valentía y heroísmo decretando este día como feriado nacional próximo a su fecha cierta de muerte.

Güemes fue uno de los federales más destacados de la República y este Instituto Nacional y yo, en lo personal, estamos convencidos que el resto del federalismo, lo que queda de lo que fue la Confederación Federal Argentina, asume al peronismo como la continuidad de la línea histórica federal. Orgullosos debemos estar de haber sido los verdaderos defensores de la Patria Grande. Queríamos un país voluminoso en territorio y poderoso en su producción. Pero Inglaterra hizo todo lo posible por tener aliados de su lado y los tuvo. El principal fue Bernardino Rivadavia.

Homenajeando hoy a Martín Miguel de Güemes recordamos a los valientes federales que tenían en sus tropas a los gauchos, a los paisanos y peones de campo que amaban esta tierra y que estaban dispuestos a dar su vida por ella. No nos fue bien y todavía nos falta concretar lo que soñaron los verdaderos Padres de la Patria, que fueron los que combatieron por la soberanía argentina o ¿qué piensan que fue la Vuelta de Obligado con Lucio V. Mansilla como jefe de la Nación, aunque el que gobernaba la provincia era Don Juan Manuel de Rosas?. Que fue traicionado por Urquiza, que había sido designado por Rosas como jefe del Ejército Grande en una guerra que ya estaba pronta a desatarse contra el imperio brasileño. Lo compran a Urquiza con millones de pesos traducidos en onzas de oro. ¿Por qué no revisar la historia? ¿Por qué no adherirnos a las ideas de Arturo Jauretche, Scalabrini Ortiz y José María Rosa? Estos intelectuales ayudaron a pensar a muchísimas generaciones, entre las que me encuentré siendo muy jovencito.

¡¡¡Viva Martín Miguel de Güemes y Viva la santa federación!!!

LORENZO A. PEPE
Diputado de la Naciòn
Secretario General
Ad-Honorem