Home Noticias Efemérides

El entonces presidente de la Nación, general Juan D. Perón, disertó ante los cooperativistas agrarios de la provincia de Buenos Aires, el 13 de julio de 1951.

El general Perón explica como el Estado Nacional intervino para que los productores de cereales obtengan el mejor precio que se lo podía pagar en ese entonces. Con respecto a esto expresa: «Nosotros podemos pagar mejores precios, porque los transportes terrestres son nuestros; porque la importación está en nuestras manos y la exportación también; porque los barcos que realizan el transporte de ultramar son también nuestros y porque los tratados y las compensaciones económicas internacionales las realizamos nosotros especulando con las necesidades de los otros, como antes los otros especulaban con las necesidades nuestras».

Con esto quería afirmar que, antes de que se haga cargo del Gobierno, Argentina estaba dominada desde el exterior, como por ejemplo el transporte, ya sea terrestre como marítimo, estaba en manos de otro país, así como también las importaciones y exportaciones y que todo lo que se había adquirido representaba a la Independencia Económica, que Perón había pronunciado el 9 de julio de 1947. «Hoy hemos recuperado todo y hoy es posible la política de precios, porque todas esas cinco palancas las manejamos nosotros desde aquí, y las manejamos en beneficio de los argentinos y no de los grandes consorcios capitalistas».

Además, expresa la importancia que tiene que las cooperativas de producción estén organizadas, ya que con esa organización les permitiría poder industrializarse y comercializar sus propias cosechas, en un futuro inmediato. Sobre esto decía: «ustedes se dan cuenta de la inmensa voluntad que nosotros tenemos, pero necesitamos la inmensa buena voluntad de ustedes, organizados, para que, así, nosotros podamos estudiar el mercado internacional y decirles a ustedes, con un año de anticipación que el año que viene me siembran tres millones de toneladas mas y al otro año siembre dos millones de toneladas menos, sin que ustedes sufran en el proceso. El Estado no tiene ningún interés en hacer negocios, el negocio es de ustedes. Los productores deben organizarse.»

Para finalizar, señalaba que, realizados los distintos estudios correspondientes, se llevaría a cabo la racionalización de la producción en el campo y que esa racionalización significaba tener una mejor semilla, una mejor tierra, las mejores condiciones para que vayan obteniendo los más altos rendimientos.