Home Noticias Efemérides

El 13 de julio de 1954 el General Juan Domingo Perón se dirige a los docentes, con motivo de la realización del censo minero, industrial y comercial.

Con respecto a esto señaló que «es indudable que un gobierno puede proceder tan bien como bien informado esté. En general, nadie puede proceder acertadamente si no posee una información suficiente. Dentro de esta información, la tarea censal, vale decir, la compilación y recuento de todas las existencias nacionales, tiene una importancia extraordinaria, sobre todo para la planificación armónica de la tarea de gobierno».

Además, manifestó que era indispensable cambiar el sistema de recopilación de los datos, porque el sistema que se utilizaba anteriormente era muy costoso y poco efectivo. Es por eso que se decidió cambiar el sistema para obtener una mejor información. Sobre esto Perón expresaba: «nosotros hemos tratado de suprimirlo en nuestro sistema, porque los anteriores han sido poco efectivos, costosos y llenos de inconvenientes. Hicimos la primera experiencia utilizando un personal altamente capacitado y distribuido en todo el país. Echamos manos a una organización que siempre nos ha merecido gran fe, no solamente por sus valores intelectuales, sino por sus valores morales, porque en el censo interviene mucho ese coeficiente de honradez que hay que tener para realizar una tarea, diremos, de fondo, con el más alto perfeccionamiento y sin descuidar ninguno de los sectores que interesan. Por esa razón recurrimos en 1952 a las colaboraciones de los profesores, maestros, inspectores y demás personal del Ministerio de Educación».

Como fueron tan relevantes los resultados obtenidos en el censo agrícola-ganadero, el General Perón pensó, como una importancia extraordinaria, realizar el censo minero, industrial y comercial. «El censo es para nosotros de una absoluta indispensabilidad. Si hay en este momento una cuestión totalmente indispensable, es precisamente ese censo -minero, industrial y comercial-, que nos permitirá hacer un cálculo ajustado de nuestras necesidades y posibilidades, como así también nuestros objetivos, y planificar el mejor camino; el más corto y menos costoso para alcanzar esos objetivos que van desde la situación que arroje el censo hasta la aspiración que deseamos alcanzar en uno, dos, tres, cuatros o cinco años».