Home Noticias Efemérides

El 11 de noviembre de 1951 a las 11.15 horas, una urna fue acercada al Policlínico Presidente Perón de Avellaneda. Evita votaba por primera vez. Una semana antes había sido intervenida quirúrgicamente por el doctor George Pack quien le había dicho a Perón: “Es mi deber advertirle que solamente un largo período de reposo puede prolongarle la vida”.

Perón recuerda de ese período:

Traté de intervenir pero sin éxito. Eva continuaba aferrada a sus tareas, recibiendo gente, interiorizándose de sus problemas y necesidades, brindando consuelo, esperanzas y soluciones y, como de costumbre, regresando a casa a altas horas de la noche cuando no al alba. En una oportunidad en que la reprendí muy severamente, me respondió: “sé que estoy muy enferma y sé también que no me salvaré. Pero pienso que hay cosas más importantes que la propia vida y si no las realizase, me parecería no dar cumplimiento a mi destino.”

El triunfo electoral que llevó a Perón por segunda vez a la Presidencia de la Nación fue abrumador. Los totales generales aseguraban al Partido Peronista el 66,5 % de los votos emitidos de los cuales, dos millones y medio eran de mujeres. En la elección votó el 90,32 % de las mujeres empadronadas. Como Perón había declarado antes de los comicios: “La primera elección la gané con los hombres; la segunda será con las mujeres.”

La elección del 11 de noviembre no sólo fue la primera vez en la historia de la patria en que la mujer argentina se presentaba para emitir su voto y elegir a quienes la iban a representar, sino que también incorporó al Congreso Nacional su presencia combativa con 31 representantes ocupaban las bancas parlamentarias.

Este ingreso de la mujer en la participación ciudadana, con derechos políticos tanto para elegir como para ser elegida, fue una de las promesas que el coronel Perón, como Presidente electo de todos los argentinos, hizo el 4 de junio de 1946 al asumir la primera magistratura de la Nación y que concretó al presentar el proyecto de ley en el Primer Plan Quinquenal, en octubre del mismo año:

Toda mujer argentina, nativa o naturalizada, tiene derecho a partir de los 18 años de edad, a elegir y ser elegida, lo mismo que los varones, siempre que esté inscripta en el padrón electoral.”

Hoy recordamos con orgullo ese glorioso día en el que las mujeres argentinas por primera vez ejercieron el derecho que el gobierno peronista, en un acto reparatorio y de justicia, les otorgó.