Home Noticias Comunicados

Los compañeros de la Comisión Permanente Nacional de Homenaje al Tte. Gral. Juan Domingo Perón y mis compañeros de trabajo del Instituto me sugirieron que elevara la nota que realicé inmediatamente después de finalizado ese alegato histórico y conmovedor que realizó nuestra Vicepresidenta de la Nación y Presidenta del Senado de la Nación en su defensa en relación al memorándum que se pretendía firmar con Irán. El contenido del mensaje realizado por la compañera Cristina Fernández de Kirchner fue de una emotividad conmovedora, cosa que yo traté de expresar en la nota de salutación y felicitación que le envié luego de escucharla.

Espero de ustedes su opinión y les envío como siempre mi afectuoso y cariñoso abrazo peronista a pesar de la pandemia.

CABA, 16 de julio de 2021

A la compañera y amiga

Vicepresidenta de la Nación

y Presidenta del Senado de la Nación

Dra. Cristina Fernández de Kirchner

Con verdadera emoción y los ojos cargados de lágrimas terminé de escucharla por televisión luego de que realizara su propia defensa sobre el famoso tratado de convenio con Irán en relación al desgraciado atentado terrorista contra la AMIA. Debo decirle que, no solamente como compañero de causa sino como un hombre común, su fervorosa exposición estuvo cargada de sentimiento y de enormes verdades. No tenga ninguna duda de que hizo pedazos a quienes intentaron imputarla por un hecho que no existía. Déjeme decirle, compañera, lo orgulloso que me siento de que militemos juntos en el mismo espacio político. Es un enorme orgullo que una mujer, de las tantas que sin dudas hay, como usted valiente, decisiva y de extraordinaria capacidad intelectual hiciera una defensa de su persona impecable y devastadora para el adversario. Más que adversarios son enemigos.

Querida compañera, los hizo pedazos. Reitero mi orgullo de tenerla plena en su intelecto militante y fervorosa que le hace muy bien y es un ejemplo para todos los hombres y mujeres de nuestro Movimiento, la mayoría de ellos queridos ciudadanos de humildes y vulnerables condiciones socioeconómicas. Si la han visto, deben haber sentido las mismas emociones que me embargan a mí en este momento. Le pido disculpas si me excedo, pero le reitero que me conmovió enormemente hasta llenar los ojos de lágrimas de este hombre ya muy mayor.

Reciba mi felicitación sincera por la valentía una vez más demostrada. Si me permite, más allá de la pandemia, le envío un fortísimo abrazo peronista. Y además de mi reconocimiento le hago presente la enorme admiración. Le envío mi saludo y felicitación con enorme cariño.