Home Noticias Comunicados

Con alborozo y verdadero sentimiento fraterno los argentinos saludamos en la persona de Don Pedro Castillo, docente humilde del interior del Perú, quien se ha hecho cargo de la presidencia de ese pueblo hermano.
Durante casi dos meses la ultraderecha intentó impedir que Don Pedro Castillo llegara a la primera magistratura, pero al final esto ocurrió en el día de hoy, en que se cumplen en la historia de Perú y para Latinoamérica 200 años de la libertad definitiva de los peruanos. Si bien es cierto que los peruanos ven en Bolívar al Libertador, nosotros tenemos la obligación de señalar que la mayor parte del esfuerzo por la libertad frente a los españoles lo realizó el Ejército libertador que comandaba nuestro Padre de la Patria, el honrado y venerado General José de San Martín. Él se vio obligado por ausencia de apoyo del gobierno de Buenos Aires a entregar su tropa en el abrazo histórico de Guayaquil a Simón Bolívar. Pero el rojo de la bandera peruana lo impuso nuestro Padre de la Patria tomando la sangre de un soldado peruano que había manchado un lienzo blanco. Esa gesta quedó incorporada en la enseña patria de los peruanos: rojo, blanco, rojo.
Saludamos fervorosamente al pueblo hermano peruano. Les deseamos la mejor de las venturas por venir. El compromiso del docente Castillo, hoy presidente de la Nación peruana, es trabajar por la Justicia Social. Ese solo hecho es para nosotros un compromiso que mantendremos en el tiempo con Perú y con el resto de los países latinoamericanos, que por lo visto marchamos juntos a la creación de una nueva unidad latinoamericana. El presidente Castillo tuvo hoy un gesto enorme al anunciar que en el 2026 volverá a ejercer la docencia que tanto ama, todo un ejemplo para los hombres de la política y para las mujeres también. Yo tengo el sentimiento, como estoy seguro de que centenares de miles de argentinos tienen el mismo sentimiento, el de apoyar la unidad latinoamericana. En los próximos tiempos ahí nos encontrarán, como cuando nuestro presidente Alberto Fernández jugó su propio destino y vida en defensa de Evo Morales, salvándole la existencia al presidente Evo Morales en el golpe militar llevado a cabo hace algún tiempo. Está ahora bajo investigación judicial la figura de Mauricio Macri, en aquel entonces presidente de los argentinos, y todo su grupo de colaboradores inmediatos por el gravísimo hecho de contrabando de armas y municiones en apoyo a un golpe de estado a un país que nos hermana la historia y sin duda el futuro por venir.
Finalizo reiterando las felicitaciones para el pueblo hermano peruano. Éxitos al humilde y destacado personaje hoy de la política en esta zona del mundo que es América del Sur, a Don Pedro Castillo. Con todo el fervor con que gritamos VIVA NUESTRA PATRIA, queremos que retumbe también en el corazón de los que lean: VIVA EL PERÚ Y SU PUEBLO. Que así sea.