Home Noticias Comunicados

El ultra liberal presidente Piñera admirador del dictador Pinochet pretende en forma unilateral avanzar sobre el territorio argentino. Eso es lo que está plateando el primer mandatario de un pueblo que le debe al Padre de la Patria de los argentinos su propia libertad.
Me hace acordar que también hubo algunos episodios durante la Guerra dolorosa de Malvinas en la que con valentía y arrojo nuestros soldados lucharon por recuperar el territorio robado por los británicos. Y recuerdo que trascendió al mundo la ayuda que Chile le prestó a aviones de guerra ingleses en su propio territorio.
Ahora aparece Piñera tiene una clara actitud de provocación a la soberanía argentina. Pretende modificar el acuerdo bilateral firmado en 1984 con la asistencia del Santo Padre en Argentina y en Chile con la fuerte personalidad del cardenal Samoré. Esta mediación evitó una lucha entre hermanos latinoamericanos.
Argentina no debe perder los estribos, con calma pero con dura decisión nos negaremos a que los chilenos avancen sobre nuestro territorio por antojo de un hombre que ha perdido todo el consenso con el que llegó a la presidencia. Centenares de muertos y miles de heridos en las multitudinarias manifestaciones de protesta demuestran lo que acabo de aseverar.
Espero que nuestra Cancillería actúe, y esta es la voluntad de este Instituto Nacional, de su Comisión Permanente Nacional de Homenaje al Tte. Gral. Juan Domingo Perón y de este Secretario General que está manifestando todo el apoyo en defensa de nuestra soberanía y nuestra tierra, que es la misma que figura en el tratado de paz firmado hace ya muchos años. Para mayor precisión fue en el año 1984.
Que no se atreva emulándolo a Pinochet, que esta provocación por escrito se traduzca en algún hecho lamentable porque parodiándolo al Padre de la Patria en su mensaje a Juan Manuel de Rosas, en la Vuelta de Obligado, le diremos a Piñera que Argentina no es una empanada que con solo abrir la boca se come. Que así sea.