Home Noticias Comunicados

Ley de Abastecimiento:

Fue creada en 1952 bajo el gobierno de Perón y conocida como de “Agio y Especulación, la usó también Isabel Perón.

La “Ley de Abastecimiento” permite que las autoridades nacionales expropien temporalmente establecimientos agropecuarios y productores de alimentos, para abastecer el consumo interno.

La Ley tiene su primer antecedente en el Instituto Argentino de Promoción de Importaciones (IAPI), creado en 1948 por el ex presidente Juan Domingo Perón, para intervenir como regulador de las importaciones y exportaciones.

Mediante la intervención del IAPI, en aquel momento, se  compraron todas las cosechas del país, se cubrió la demanda local y se vendieron los excedentes al exterior.

Para quienes siguen esta página, nos ha parecido importante para el conocimiento general de nuestros compañeros, cómo y de qué manera podemos defender los intereses populares, inclusive haciendo memoria y buscando en los archivos legales, la enorme cantidad de normas traducidas en leyes de la Nación que protegen el abastecimiento de alimentos y de otros elementos que hagan a la supervivencia y la vida cotidiana de nuestro pueblo.

Es realmente sorprendente además como el Peronismo, sí, el Peronismo, vuelve a estar a la cabeza de toda esta legislación. Lo importante es que creemos que estando en plena vigencia, son leyes que aún tienen con sus modificaciones, plena potestad, vale decir que pueden ser aplicadas.

Recuerdo yo siendo muy joven en la primera etapa de Perón, se conoció como ley de Agio, es decir si aquel comerciante que pretendía especular con los elementos vitales que tenía para su venta y no lo hacía o lo ocultaba, era detenido y sancionado por la ley porque así lo prescribía la legislación vigente.

Si esto está aún como creemos, en plena vigencia, el gobierno no debería titubear, en que aquellos supermercadistas o grandes productores de alimentos terminen como la etapa inicial de Perón a comienzos de la década de 1950 en “cana”, si preso, por condenar al hambre a nuestro propio pueblo.

Y yo estoy de acuerdo, que quienes tienen la obligación de abastecer de productos vitales para la existencia de nuestro pueblo, en particular voy a hacer referencia a ancianos y a niños, que necesitan el alimento básico para continuar con su vida, por supuesto, esto también le alcanza al ciudadano común, que necesita también estar debidamente alimentado.

En fin, es una reflexión que toma una buena parte del pasado, casi 50 años y pretende poner en vigencia todas las medidas punitivas para que un grupo de  personajes que disfrazados de productores, elementos para ser consumidos por nuestro pueblo cometen gravísima violaciones a los derechos humanos, que debe ser el primero de todos, que es el de poder comer el plato cotidiano, que le de fuerza para confrontar las situaciones que la vida le origina a nuestros ciudadanos cada día.

Ojalá el gobierno nacional tome como ejemplo esto que estamos señalando.