Home Noticias Comunicados

 

Sabía hace pocos días que estaba enfermo, lo que no suponía que la muerte estaba tan cerca. Jorge hizo bien todo lo que se le encargódesde la política, entre ello, ser en la etapa de la Secretaría de Cultura, un excelente secretario de cultura nacional y un amigo entrañable de este Instituto, al que nunca le negó nada. Todo lo que fue pedidopor supuesto,correspondiendo el pedido, fue rápidamente solucionado.

La muerte de Coscia produce un vacío enorme y muy difícil de llenar en nuestro movimiento peronista. Nosotros queremos decir cuánto lamentamos esta desaparición temprana, era joven aún. Y eso nos hace doler más el corazón.

Lamentamos profundamente su partida de esta tierra. Sabiendo que el Todopoderoso, le tendrá reservado un lugar para que siga haciendo lo que le gustaba: hablar con sus compañeros, y si es posible formarlos políticamente. Ojala esto sea así.

Hoy rogamos por su alma y la paz eterna para la misma y el consuelo difícil de ser aceptado por los seres queridos que lo sobreviven. Pero nosotros rogamos para que desde el lugar del cielo en donde esté Jorgito, le brinde a sus seres como nosotros, paz y consuelo, difícil; para sus deudos más queridos; Paz y Consuelo, y pensarlo a Jorge como que aún está entre nosotros.