Home Noticias Comunicados

Quisiera recordar el 20 de junio de 1982, una semana después que se firmara la rendición ante Inglaterra, los veteranos regresábamos a nuestros hogares, pero lejos de poder ser recibidos por nuestro pueblo, fuimos incomprensiblemente ocultados, escondidos, trasladados a unidades militares para mejorar nuestra condición física o para acallar nuestras voces. Este 20 de junio se cumplieron 31 años de ese triste regreso y queríamos recibir de parte de nuestra sociedad un cálido y sentido abrazo, de un pueblo que no pudo homenajearnos en aquel momento histórico de nuestro país.
El pueblo y nuestros familiares pudieron despedirnos, pero nunca tuvieron la oportunidad de recibirnos y creo que ésta fue la oportunidad para que lo hagan.
Al finalizar la guerra, nunca me imaginé que la posguerra sería tan difícil como la guerra, me imaginaba un estado, que nos abrazaba, que nos protegía, que  nos guiaba, sobre todo de aquellos que nos habían enviado a combatir irresponsablemente.No tengo dudas que las Islas Malvinas son argentinas, pero la guerra se debió haber evitado. Fue una causa justa, pero estuvo en manos bastardas y no puede ser que por culpa de altos mandos, que no estuvieron a la altura de las circunstancias se quiera desprestigiar a todas las fuerzas, tanto oficiales como suboficiales, soldados y civiles luchamos con dignidad por la soberanía de nuestro País.
Al regreso eso que me imaginaba nada paso, solo recuerdo una fila india en la escuela de Suboficiales Lemos, Campo de Mayo, alguien decía habrá la boca y a los segundos siga, ese fue todo el chequeo que tuvimos.A los pocos días regresamos a nuestros hogares y a partir de ahí el OLVIDO, se intentó realizar actos, pero no estábamos para actos, queríamos Salud para nuestros hermanos, ni siquiera pensábamos en otros beneficios.
El Olvido creíamos que al regreso de la democracia se terminaría, que nos esperaban tiempos mejores, habían pasado casi un año y medio desde el fin de la guerra al regreso de la democracia, y estoy seguro que nuestros hermanos caídos en defensa de nuestra soberanía inconscientemente colaboraron para que el sistema democrático vuelva a nuestro país, y lo hicieron sin pedir nada a cambio. Hagamos la siguiente pregunta ¿Qué hubiese pasado si ganábamos la guerra?Cuando asume el Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, como Presidente de los Argentinos, se olvida de nosotros y el Estado nos somete al Olvido, pero desde la Cámara de Diputados de la Nación había Gracias A DIOS legisladores que expresaban ideas QUE SE TRADUJERON EN LEYES para mejorar nuestra calidad de vida, QUIERO recordar a uno en homenaje a todos esos legisladores. A Don Lorenzo Pepe, quien desde el primer día nos brindó su intelecto, su compromiso, su escritorio y teléfono para colaborar a restaurar las heridas de la guerra.
Desde aquellos años,se impone, por la lucha de las organizaciones de VG  sin dudas, a  jerarquizarnos  y reconocernos nuestra real valía mediante acciones tendientes, a nuestra  revalorización en el seno social como también en las políticas públicas.
Y no se trata de un homenaje cada 2 de abril, en todo caso nos debe llevar a construir otro universo simbólico que permita reflejar la realidad de lo ocurrido en el seno del inconsciente colectivo, el que permita reconstruir la verdadera esencia en el plano histórico, político y social.
Las guerras son inútiles, las guerras provocan muertes, hay que rechazarlas, no hay guerras justas o injustas, todas nacen del odio, de la miseria, del ansia de poder, y dejan a su paso destrucción, muerte. Se debe condenar el uso de la fuerza, el dialogo es la única arma capaz de garantizar a la humanidad un presente y un futuro de convivencia  pacífica.
Gracias a las organizaciones de veteranos, al pueblo organizado a traves de sus representantes, que lucharon todos estos años para conseguir una mejor calidad de vida, hoy podemos decir que faltan cosas, pero hemos avanzado mucho en los objetivos propuestos a pesar de nuestras diferencias.
Felicitamos a quienes han tenido la idea de realizar el desfile.Lo hice a lado de un hermano veterano de guerra, no me ocupe ese día si tenía o no diferencias con quien estaba a mi lado, solo intente homenajear a los caídos, y poder abrazarnos con nuestro pueblo.
Honor y gloria eterna para con nuestros hermanos caídos

A malvinizar, se ha dicho…
Viva la PAZ, Viva la PATRIA,
LAS MALVINAS, SON ARGENTINAS

Marcelo Gustavo Sánchez
Expresidente  de la Comisión Nacional de Excombatientes
Organismo que depende de Ministerio del Interior.
Colaborador del Instituto Nacional Juan D. Perón

MATERIAL DE CONSULTA