Home Noticias Efemérides

El 13 de noviembre de 1901 nació en Lincoln, provincia de Buenos Aires, el escritor,  pensador político y abogado Don Arturo Martín Jauretche.
Ya antes de recibirse en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, publicaba cuentos en el diario La Nación y un año después de recibir su título de abogado fue preso por participar en la rebelión radical que comandaron los hermanos Bosh y del combate de Paso de los Libres. Fue en esos tiempos, en 1934, que publicó su poema El Paso de los Libres que prologó Jorge Luis Borges.
El 29 de junio de 1935 fundó FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina) junto a Homero Manzi, Luis Dellepiane, Gabriel del Mazo, Raúl Scalabrini Ortiz y Manuel Ortiz Pereyra, de orientación nacionalista,  que él mismo disolvió una década después al haber sido testigo de la jornada del 17 de octubre de 1945.
En 1946 fue nombrado Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. En 1955 fundó el periódico El 45 para la Resistencia y escribió su célebre poema La Canción del Nomeolvides antes de exilarse en Montevideo.
En 1961 fue candidato a Senador por el Partido Laborista y en 1973 fue codirector de EUDEBA hasta su fallecimiento, el 25 de mayo de 1974.
Entre sus obras más conocidas, figuran :Los profetas del odio, Política Nacional y Revisionismo Histórico, Prosa de hacha y tiza, El medio pelo en la sociedad argentina, Manual de Zonceras criollas y Filo, contrafilo y punta.
Don Arturo fue un crítico mordaz de la sociedad argentina, especialmente de la porteña, irónico como “un gil avivado” (decía él de sí mismo), polémico , con la socarronería del gaucho y mucho coraje.
Queremos recordarlo hoy, a 112 años de su nacimiento, a través de sus palabras, en carta a Ernesto Sábato, sobre el 17 de octubre de 1945:

Lo que movilizó las masas hacia Perón no fue el resentimiento, fue la esperanza. Recuerde usted aquellas multitudes de octubre del ’45, dueñas de la ciudad durante dos días, que no rompieron una vidriera y cuyo mayor crimen fue lavarse los pies en la Plaza de Mayo, provocando la indignación de la señora de Oyuela, rodeada de artefactos sanitarios. Recuerde esas multitudes, aún en circunstancias trágicas y las recordará siempre cantando en coro —cosa absolutamente inusitada entre nosotros— y tan cantores todavía, que les han tenido que prohibir el canto por decreto-ley. No eran resentidos. Eran criollos alegres porque podían tirar las alpargatas para comprar zapatos y hasta libros, discos fonográficos, veranear, concurrir a los restaurantes, tener seguro el pan y el techo y asomar siquiera a formas de vida «occidentales» que hasta entonces les habían sido negadas.

A este insigne patriota y maestro del Pensamiento Nacional
¡¡Gloria y Honor!!

Noticias similares

MATERIAL DE CONSULTA