Home Noticias Efemérides

El pasado jueves 26 de marzo este Instituto Nacional, encabezados por nuestro secretario general, Lorenzo Pepe, rindió homenaje a Darwin Passaponti, primer mártir del peronismo.

Por su parte, Lorenzo Pepe hizo una breve reseña de la vida del joven muerto en tan particular jornada, como fue aquel 17 de octubre de 1945. Habló del padre, un farmacéutico anarco sindicalista y ateo declarado y de la madre, que era una militante católica y ferviente creyente y aprovechando la oportunidad de que don Trento viajara al interior del país corrió con la criatura, de no más de un año y medio de vida, a la parroquia más cercana en el barrio de Caballito. Allí había un sacerdote italiano, quien mezclado entre un español cocoliche y el italiano original le dijo “yo no puedo bautizarlo, porque tu marido no es católico” a lo que la madre contestó, casi el borde de la súplica o en todo caso de la indignación para decir, “yo si soy católica padre y quiero que mi hijo sea bautizado”. En ese momento el sacerdote revió su situación y claramente manifestó “vamos a bautizarlo, pero le pondremos como segundo nombre Ángel”. Efectivamente esa criatura fue bautizada y pasó a llamarse Darwin Ángel Passaponti.

Darwin era un líder en quien se referenciaban muchos otros compañeros del colegio Mariano Acosta, donde estudia el secundario. Además, tenía un gran sesgo poético y meses antes de su trágico final había escrito en el periódico “Amanecer” lo siguiente:

“Quise cruzar la vida con la luz del rayo, que el espacio alumbra, seguro de no vivir más que un instante, seguro de no morir debilitado. Así como el rayo: corto, breve, soberano…”

Este joven militante fue asesinado por lo matones de Natalio Botana, dueño del diario Critica, que monopolizaba la opinión pública tergiversándola  con una durísima condena hacia la figura de Juan Perón y de Evita. Desde la terraza de ese edificio, situada en la Av. de Mayo al 1300 (hoy ubicada la Superintendencia de la Policía Federal) una balacera mato a Darwin Passaponti, quedando la mitad de su cuerpo sobre la vereda y la otra mitad sobre la calle.

Acompañando al Secretario General se encontraba un grupo reducido del este Instituto Nacional, muchos de ellos hombres y mujeres jóvenes, compañeros de la Asociación del Congreso Panamericano de Ferrocarriles, el jefe de seguridad de la Biblioteca del Congreso de la Nación, Aníbal Renda, juntos a algunos de su colaboradores y un trompa del Colegio Militar de la Nación con uniforme de gala, quien hizo sonar su clarín realizando un minuto de silencio como conmemoración al joven Darwin Passaponti. Luego del minuto de silencio en homenaje a este joven militante, se colocó una corona de laureles al pie del monolito (instalado desde el año 2010) que lo recuerda y lo recordara por siempre.

También asistieron al homenaje el presidente del Círculo de Legisladores, el diputado nacional (m.c.) Francisco Patricio Toto, acompañado por la diputada nacional (m.c.) Irene Román y el diputado nacional (m.c.) Alberto Maggi.

Habíamos cumplido con un joven que, al decir del General Perón, fue el primer mártir del peronismo.

Para Darwin Ángel Passaponti, como es nuestra costumbre, ¡¡¡Gloria y Honor!!!

 

Comisión Nacional
Permanente de Homenaje
al Teniente General
Juan D. Perón

MATERIAL DE CONSULTA