Home Noticias Efemérides

En el año 1962 el peronismo iba presentar candidatos para las elecciones de gobernador y de legisladores. En el mes de enero, Perón  convoca a Andrés Framini a Madrid y le ofrece la candidatura  a Gobernador de la provincia de Buenos Aires para la elección del 18 de marzo.

Andrés Framini era un dirigente obrero que había recorrido un largo camino desde Delegado de fábrica hasta Secretario General de la Asociación Obrera Textil. Después del golpe del 55’ había quedado al frente de la CGT junto a Natalini y había sido la cabeza civil de la Revolución de Valle, salvando la vida casi milagrosamente. Era un militante peronista de una lealtad insobornable, puesta a prueba en esos años.

Con Perón y  el peronismo proscripto, la Unión Popular proclamó la fórmula

Framini- Anglada en Avellaneda y los peronistas se lanzaron a las calles.

El peronismo triunfó en siete provincias ganando 41 bancas y el 32% de los votos frente al 24% de la UCRI (Unión Cívica Radical Intransigente) que era el Partido gobernante.

El 19 de marzo, el general Perón dijo a una agencia de noticias: “No tengo nada que decir, el pueblo argentino se ha pronunciado ya. Nuestra aplastante victoria fue la victoria del pueblo que demostró su madurez política, lo mismo que los dirigentes justicialistas y, en particular, sus dirigentes obreros”.

Las palabras del ministro del Interior, Roque Vítolo fueron lapidarias: Framini es netamente peronista. Yo creo que no puede hacerse cargo del gobierno”. El gobierno de Arturo Frondizi, que perdía la mayoría en la Cámara de Diputados, bajo el condicionamiento de los mandos militares, se resistía a abrirle paso al peronismo, especialmente en la provincia de Buenos Aires en donde el gobernador electo era un sindicalista combativo de la línea dura como Andrés Framini.

Cuando el compañero Framini se dirigió a la Casa de Gobierno para asumir el cargo que le había otorgado legalmente el voto popular de la mayoría, un cordón policial le impidió ingresar. Se produjo una situación casi absurda cuando un policía que estaba en las escalinatas de la Gobernación, le dijo: Disculpe Señor Gobernador pero no lo puedo dejar entrar”.

Desde allí, caminando, Framini y un grupo de compañeros, algunos diputados electos en esa elección como Lorenzo Pepe, fueron a la casa del doctor Pedro Michelini, asesor letrado de la CGT local y el escribano Alberto Napp labró el acta que documentó lo que estaba sucediendo.

Frondizi aceptó el pedido de la cúpula militar integrada por el general Raúl A. Poggi, el almirante Agustín R. Penas y el brigadier Cayo Alsina:  anuló las elecciones, intervino las provincias, disolvió el Congreso y derogó la ley de Asociaciones Profesionales. . A pesar de aceptar tanto avasallamiento a la democracia, su gobierno cayó.

Cuando se cumplía el décimo aniversario de estos hechos, se desarrollaba el Plan de Lucha de la CGT y cuatro ferroviarios fueron a Junín para realizar un recordatorio del triunfo de Framini y fueron atacados en la calle: Lorenzo Pepe –quien la noche anterior había sido amenazado de muerta vía telefónica-Jorge Fernández y Florentino Cortez, entre otros, que salvaron la vida, no así el compañero Raúl Piva que cayó muerto por las balas asesinas.

Homenajeamos en el día de hoy a Andrés Framini, gran luchador de la causa de Perón. También recordamos con enorme dolor –que persiste en el tiempo- al compañero José Raúl “Gringo” Piva, quien falleciera como producto del atentado, al cumplirse 44 años de este hecho abominable.

 

Comisión Nacional
Permanente de Homenaje
al Teniente General
Juan D. Perón

Noticias similares

MATERIAL DE CONSULTA