Home Noticias Comunicados

Nació en Los Polvorines, Malvinas Argentinas, Provincia de Buenos Aires, el 24 de febrero de 1924. Estudió en colegios religiosos y decía que se había identificado con Jesús desde muy chico y agregaba que Jesús se había ocupado de los pobres y que por eso, él también lo hacía.

Fue compositor musical y director de orquesta antes de comenzar a trabajar como obrero gráfico en los talleres Kraft, llegando a ser el máximo dirigente de la Federación Gráfica Bonaerense.

Después del golpe de Estado de 1955, organizó la Lista Verde y fue elegido Secretario de la Agrupación Gráfica Sindical Lista Verde.
Entre 1955 y 1966 fue miembro de Comisiones Internas y, hasta 1963, presidente de la Cooperativa Obrera Gráfica Talleres Argentinos Limitada. En noviembre de 1966 la Lista Verde ganó las elecciones en la FGB y Ongaro fue elegido Secretario General del sindicato, Presidente de la Federación Argentina de Trabajadores de Imprenta (FATI) y Congresal en la CGT.

En 1968,  fundó la CGT de los Argentinos como alternativa a la CGT dialoguista con la Dictadura de Juan Carlos Onganía y fue elegido su Secretario General.

Siempre fue un dirigente gremial combativo, lo que lo llevó a la cárcel 14 veces. Estuvo preso, fue allanado en su casa, sufrió todo tipo de persecuciones a pesar de lo cual no quería irse del país. A pesar de su decisión, él mismo cuenta lo que le pasó:  Incomunicado en un calabozo de Villa Devoto, solo y aislado en una celda de 1,40 por 2,30 en un camastro, estaba escuchando el informativo de Radio Colonia; faltaba cinco minutos para las 14, hora en que terminaba y me disponía a apagar la radio pensando “bueno, esto es lo de todos los días”, cuando escuché que mi hijo, Alfredo Máximo había sido asesinado a balazos y su cuerpo encontrado en un lugar del Gran Buenos Aires.

Al día siguiente, su hijo mayor, Raimundo, fue detenido y pudo escapar recibiendo ayuda en una congregación religiosa; 24 horas más tarde, fueron a su casa a buscar al hijo menor. En ese momento decidió irse del país. Volvió del exilio en diciembre de 1984.

Recordaremos su palabra apasionada en defensa de los más necesitados. Raimundo Ongaro fue un ejemplo de conducta para todo el Movimiento Obrero y no lo olvidaremos.

Entre las 10 y las 14, el gremio gráfico le rendirá un homenaje en la sede sindical de Paseo Colón 731.

Los que fuimos sus amigos y hermanos en la lucha recordamos en él un batallador embuido de cualidades especiales. Era, sin duda, un místico y como tal un predicador inigualable. Eso explica que los miles de militantes que lo escuchaban se conmoverán de la manera que lo hacían.

La CGT de los Argentinos tuvo durante dos años un rol preponderante en el desalojo del poder del dictador Juan Carlos Onganía.

¡¡Gloria y Honor a Raimundo Ongaro!!

 

 

LORENZO A. PEPE
Diputado de la Naciòn
Secretario General
Ad-Honorem

MATERIAL DE CONSULTA