Home Noticias Efemérides

El Sueldo Anual Complementario fue incorporado a nuestra legislación social por el General Domingo Perón por medio del decreto-ley 33302/1945 (BO: 31/12/1945) y ratificado por la ley 12921, del 21 de diciembre de 1946. Por medio de este ordenamiento, se obligaba a los empleadores a abonarles a sus dependientes un sueldo adicional una vez al año, fundamentándose esta creación, entre otras cosas, en la generación de un recurso adicional para el trabajador a fin de poder afrontar los egresos extraordinarios y necesarios que le demandara el período de descanso anual, como también para poder cubrir los gastos derivados de las fiestas de fin de año.

Han pasado 71 años de este hecho de enorme trascendencia social en la que se tenía por objeto permitir que los sectores más humildes, los trabajadores, pudieran acceder a un sueldo anual complementario, tal cual dice el decreto en que se determinaba una medida cargada de Justicia Social y sobre todo de  recuperación de la confianza de millones de argentinos en el poder que gobernaba, ya que ganaban su sustento con el esfuerzo cotidiano.

Es para nosotros una gran alegría recordar ente suceso que se ha perdido en la memoria de los argentinos, pero nos pareció importante tomarlo como una referencia del comienzo de una nueva etapa en la Argentina que revolucionó en el mundo del trabajo, fundamentalmente con aquellas medidas que tendían a la organización de los trabajadores y a demostrarles definitivamente que la Justicia Social era posible.

Durante un lapso de apenas 9 años y medio, que fue el periodo en que Juan Domingo Perón gobernó, todas las medidas adoptadas por él ( Estatuto del Peón, los Derechos del Trabajador con rango constitucional, los Derechos de la Ancianidad, los Convenios colectivos de trabajo, la Ley de previsión social, la Ley de Accidentes de Trabajo, los Regímenes de jubilación para todos, las Pensiones a la vejez y a la invalidez, la Ley de Organizaciones Profesionales, la Ley de Vivienda Obrera, la Ley de creación de la Justicia del Trabajo), que fueron construidas por los propios trabajadores y sus sindicatos permitieron armar un esquema social de  magnitud y así llegaron a encontrarse a fin de año con sus seres queridos y tener una sonrisa en sus rostros, como producto de saber que el trabajo fructífero de todo un año era reconocido plenamente por las autoridades nacionales y obligaba a los patrones a dar cumplimiento al sueldo anual complementario.

Al recordar esta fecha nos viene a la memoria la figura emblemática de un hombre que, a más de 40 años de fallecido, no lo olvidamos y es el referente que todo dirigente, desde el peronismo o desde otro espacio ideológico, debe recordar ya que los trabajadores son la fuente de grandeza de una Nación y que nuestra amada Argentina le debe al mundo del trabajo todo el esfuerzo que día a día realizan por hacer un país justo, libre y soberano, de esto último es lo que Juan Perón tuvo presente para llevar a cabo la más profunda de las revoluciones sociales que América conociera hasta el presente.

LORENZO A. PEPE
Diputado de la Naciòn
Secretario General
Ad-Honorem

MATERIAL DE CONSULTA