Home Noticias Efemérides

A mis compañeras y compañeros
En el día de la fecha y al pie del monolito, recordamos al joven dirigente Peronista estudiantil “Darwin Ángel Passaponti”, que fue asesinado en la desconcentración del 17 de octubre de 1945, en Avenida de Mayo 1333, frente al Diario Crítica, entonces allí ubicado.
Sin quererlo, yo con 14 años y él con 17, participamos de ese día fundamental para los peronistas. Con la diferencia de que yo volví a la Estación Retiro y él decide separarse de sus compañeros Francisco Ramos y Benito Currá, a quienes les dice: “Ustedes vayan por Diagonal Norte, que yo voy por Av. de Mayo”.
Sin duda, eligió un infausto destino. Al llegar frente al Diario Crítica, que dirigía Natalio Botana –un miserable antiperonista que solía pagar a matones– los jóvenes estudiantes de la Escuela “Mariano Acosta”, conducidos por Darwin y emocionados por las palabras recientemente escuchadas al coronel Perón, empiezan a insultar frente al diario que publicaba notas ultra-antiperonistas.
¿Qué hizo Natalio Botana? Les ordenó a sus matones disparar con armas de fuego y desde la terraza del edificio al grupo juvenil. Desafortunadamente, uno de los proyectiles da en el cráneo de Darwin Ángel Passaponti, quien cae muerto, sobre la vereda.
En el acto llevado a cabo hoy, hizo uso de la palabra, en nombre del Instituto Nacional Permanente en Homenaje al Tte. Gral. Juan D. Perón, el compañero José Luis Fernández Valoni, a quien los presentes aplaudieron emotivamente. También el compañero Carlos Caramelo se refirió al joven Darwin, y yo cerré el acto con el escrito que acompaña estas palabras.
Ojalá que les guste y que, desde donde estén, puedan hacer una oración por este joven militante que perdió la vida por una causa justa cuando recién había comenzado a vivirla.
¡Gloria y Honor a Darwin Ángel Passaponti! También a cada uno de los hombres y mujeres que entregaron su vida en defensa de nuestros ideales.
En honor a ellos, mantengamos en alto las banderas justicialistas, sin arriar ninguna: ni la de la Soberanía Nacional, ni la de la Independencia Económica, ni mucho menos, la de la Justicia Social.
Ahí estaremos para dar la batalla, y defenderlas. ¡Si fuera necesario, a costa de nuestra vida!
¡Que así sea!
Lorenzo Pepe.

MATERIAL DE CONSULTA