Home Actividades

En el día de ayer, tuve una invitación del Presidente del Instituto Nacional Belgraniano, con sede en el Regimiento de Infantería, en Palermo, donde se llevó a cabo un encuentro muy numeroso por cierto al que fuimos invitados por el colega y Presidente del Instituto antes nombrado, un descendiente directo del prócer de la República.

Fue un acto que se prolongó, hubo muchos reconocimientos, con muchos civiles que yo confieso desconocía, pero tuve el honor y el gusto de participar en la primera fila, con el Ministro de Defensa Jorge Taiana, cada vez que lo veo a él, lo recuerdo al padre que fue uno de mis profesores en la Escuela Superior Peronista por la que yo cursé y al lado estaba nuestro Ministro de Cultura, amigo y Compañero, Tristán Bauer.

Cuando finalizó el acto que se había hecho también para reconocer a Excombatientes que habían sido soldados en ese histórico Regimiento de Patricio. Da la casualidad de que los conocía a los siete que iban a distinguir, porque los había tratado siendo yo Diputado de la Nación, pasaron 40 años, envejecí y los combatientes que tenían 20 años en aquel entonces también. Anoche eran hombres de entre 50 y 60 años, pero los abracé a todos y fue una gran alegría, me colocaron sin que me diera cuenta en la solapa, el distintivo que los distingue a los Combatientes de Malvinas.

Pagamos muy caro en Malvinas, con muchas vidas y una verdadera tragedia, en lo personal me queda la esperanza de que las vamos a recuperar, de alguna manera, no con una guerra, basta de eso, ya pagamos altísimos costos. Será a través de las presiones internacionales que lo ha venido haciendo bien nuestra cancillería, consiguiendo mayores aliados y tratando de llamarle la atención a países como Brasil y Chile, que facilitan sus aeropuertos para el aterrizaje de naves aéreas que aterrizan en ambos lados, tanto en el Pacifico Chile, Como en el Atlántico Brasil. Ojala eso se corte, porque hay una disposición de la OEA, en la que indican que  los países adheridos no permitan ningún tipo de contacto aéreo ni marítimo con los ingleses que tengan como destino final las sagradas y heroicas Islas Malvinas.

Al final del acto, le entregaron un reconocimiento a los siete Excombatientes de Malvinas y soldados del Regimiento de Patricio y se me escapo en medio de la euforia un “DEJENME HABLAR”, del cual me arrepentí rápidamente porque era muy puntilloso todo el proceso. Le acabo de hacer una nota al Presidente del Instituto Belgraniano, pidiendo disculpas, en fin entramos a las 17:30 y salimos a las 20hs, fue largo y a las apuradas le entregamos los reconocimientos correspondientes a los Excombatientes que me había abrazado al comienzo del acto y muy fuertemente cuando nos despedimos al final del mismo.

Les relato esto que en lo personal me conmueve, estaba la banda militar del Regimiento y no sé porque cuernos sufro yo personalmente, porque me ha ocurrido en el Colegio Militar, cuando vamos a hacerle el homenaje los 8 de octubre al General Perón o el 9 de junio en Campo de Mayo cuando escucho a la banda militar hacer sonar sus clarines, sus bombos y sus instrumentos de viento en general. Se me llenan los ojos de lágrimas, ustedes dirán Lorenzo está grande, pero me emociono, pienso en las vidas perdidas, me remonto muy atrás en el comienzo de nuestra tan preciosa historia y recojo hechos que me han quedado desde la primaria en la cabeza. La batalla, la primera que dio el Padre de la Patria en San Lorenzo, donde quedó apretado por su caballo y donde después el Sargento Cabral, en ese momento un soldado raso a costa de su vida, rescató a nuestro Padre de la Patria, a todos ellos los recuerdo y me emociono, les pido disculpas y tolérenme. Gracias.

Lorenzo Pepe.