Home Actividades

En el día de ayer, recibimos a tres Excombatientes de Malvinas, que vinieron desde Bahía Blanca, con los que tuvimos una larga charla. Entre ellos llegó un hombre que combatió con un fusil fal en sus manos, los otros formaban y aún siguen formando parte de una Comisión de Excombatientes del Continente de Malvinas y están en búsqueda del reconocimiento, que a mi entender les corresponde, porque cuando hicimos las leyes y lo puedo decir con cierta autoridad porque en definitiva fui yo quien elaboró las primeras leyes de reivindicación a los hombres y algunas mujeres que fueron convocadas a la recuperación de las Islas Malvinas, de tal manera que por adelantado les di la razón.

Están buscando que los alcances de los beneficios hechos para los que combatieron armas en mano, también alcance a aquellos que produjeron el apoyo logístico, que claramente no sería lo mismo un combate si no hubiese el abastecimiento,  ya sea alimentación, armas, pólvora, alguna pieza de artillería, en fin todo lo que hace falta para una guerra.

Me tomé el atrevimiento e hice una nota para el Compañero Presidente del bloque del Frente de Todos, Diputado de la Nación de apellido Martínez, a los efectos de que atienda a estos Compañeros y si es posible, retome las leyes que están vigentes para comprender y proteger de los vaivenes de la vida cotidiana a hombres de más de 50 años que lo necesitan y que es muy injusto que no aparezcan como combatientes, no les tocó ir al frente, pero combatieron de la manera en la que la superioridad militar dispuso.

Tuvimos una muy larga conversación conmovedora sin dudas por las historias que ellos contaban. Para mí fue un alto honor recibirlos y estar ese largo rato con ellos y estoy seguro de que los Compañeros, y así los llamo, porque se identificaron como amigos ideológicos, también se fueron conformes, ya que lo que venían a buscar lo consiguieron. Es un pequeño relato que quiero compartir con mis amigos y amigas que tanto bien me hacen con su acompañamiento. Gracias una vez más por ponerme la oreja.

Lorenzo Pepe.